¿Puedo hacer Pilates si tengo Lumbalgia?

La lumbalgia es la presencia de dolor en la región lumbar, es decir, en la espalda y cintura, que con frecuencia se extiende a los glúteos y muslos. Generalmente se presenta después de realizar un gran esfuerzo con una postura inadecuada, como -por ejemplo- cargar cosas muy pesadas, por descuidar la higiene postural en el trabajo, por padecer patología discal, a causa de la presencia de puntos gatillo en la musculatura de la región lumbar …

REPORTAJESe considera crónica cuando el período de dolor se prolonga, llegando  hasta 6 meses de duración. A diferencia de la lumbalgia aguda, esta no aparece de una forma repentina, sino que va instaurándose poco a poco en el paciente hasta que se hace muy evidente, siendo el principal síntoma el dolor continuo en la zona lumbar.

¿QUÉ ES EL PILATES?

Pilates es un ejercicio anaeróbico, es decir, no trabaja la resistencia de media o de larga duración, por lo que a nivel cardio-respiratorio no muestra tantos beneficios. Por esta razón su consumo calórico es bueno pero no es comparable a otras prácticas deportivas.

Pero su beneficios son mayores, más globales y más duraderos que en otros deportes aeróbicos, ya que se enfoca en fortalecer más cierta musculatura del cuerpo.

pilates-3

El método Pilates fortalece la musculatura sin aumentar excesivamente el volumen muscular, en especial los músculos del abdomen y espalda. No solo fortalece el vientre muscular, también ayuda a darle mayor estabilidad a las articulaciones, brindándole fuerza y flexibilidad a los ligamentos por lo que en la rutina diaria notaremos mayor fuerza y agilidad.

Al aumentar la flexibilidad articular,  se traduce en una mejora del movimiento, reduciendo igualmente la probabilidad de presentar  lesiones.,

Ayuda a corregir la postura, facilitando adoptar una correcta la higiene postural,  esto a su vez reduce los dolores de cuello, espalda y lumbares, no sólo por la tonificación muscular del abdomen, glúteos y espalda sino también por la concienciación en aspectos como las posturas, la respiración y el equilibrio.

El método Pilates  ayudará a rehabilitar algunas  lesiones  y a mejorar la condición física de la manera más segura.

Pilates y Lumbalgia

El objetivo de las sesiones de tratamiento de la Lumbalgia mediante el método Pilates consiste en lograr la adecuada estabilización de la columna lumbar así como la descompresión y flexibilidad de sus estructuras, lo que asegura una mejoría estable y duradera en el tiempo, ya que mediante estos ejercicios se trabaja sobre las causas del problema y no solo sobre el síntoma principal que es el dolor  y espasmo muscular.

El Método Pilates es un tipo de ejercicio altamente recomendable para tratar las lumbalgias crónicas ya que consigue descomprimir y estabilizar la región lumbo-pélvica (la zona  baja del tronco); fortalece la musculatura abdominal, optimiza y estira la musculatura extensora de la espalda, así como la  que sostiene la columna, trabaja sobre los músculos posteriores de las piernas y sobre un músculo poco conocido, interno, que tiene la función de estabilizar la zona que es el músculo psoas. Es decir, trabaja sobre muchos de los factores desencadenantes del dolor.

En FisioClinic ofrecemos clases reducidas de Pilates, máximo 8 personas, para una mejor supervisión del ejercicio. Además, contamos con clases específicas para niños/as que ayudarán a prevenir o corregir errores posturales desde la infancia.

Fuentes:

http://www.espaciomarma.com.uy/news/%C2%BFes-recomendable-hacer-pilates-si-sufro-de-dolor-de-espalda

http://www.odpilates-alicante.es

https://rehabilitat.wordpress.com/2015/02/25/rehabilitacion-de-lumbalgia-cronica-con-pilates/

Semana de la Pasión, pero con Salud

Con el comienzo de la Semana Santa, es común que entre las reuniones de amigos o familiares, los viajes, procesiones y otros eventos, nos expongamos a un sobreesfuerzo físico en un corto espacio de tiempo, que puede llegar a producirnos molestias musculoesqueléticas, o -en el caso de haberlas padecido previamente-  se tensionen más fácilmente. Es por ello que hoy compartimos algunos consejos de prevención que pueden ser de utilidad para aquellas personas que presenten cambios de este tipo en su rutina diaria.

La primera recomendación es la preparación física durante el año, acompañada de una revisión que te asegure que tus condiciones de salud son las adecuadas para el sobreesfuerzo que vas a realizar. 

La preparación física debe ser realizada de forma paralela a los ensayos y a los desfiles procesionales para los que el costalero ya debe contar con una óptima preparación muscular (fuerza, resistencia, flexibilidad y coordinación), seguir una dieta equilibrada, una correcta hidratación y estar psicológicamente preparado.

De hecho, los principales riesgos para un costalero a la hora de sufrir lesiones son el sedentarismo, el estrés, la falta de preparación previa y el presentar un estado de salud no acorde con el esfuerzo que se va a realizar.

“Un costalero es un atleta eventual por lo que debe prepararse con tiempo suficiente durante, al menos, unos tres meses antes de las procesiones”

dibujo3

Según el Centro de Asistencia al Costalero de la Comunidad de Madrid, las dolencias más comunes entre los costaleros en la Semana Santa de 2015 fueron los dolores de gemelos, (42% de las personas atendidas), los lumbares (41%) y cervicales (40%), siguiéndoles los hormigueos en los brazos (un 34% de casos), el dolor dorsal (32%), hombros (24%) y rodillas (10%).

A continuación una pequeña lista de dolores y lesiones propias, según el puesto de cada uno, para que en caso de que sientas o notes estos síntomas, no dudes en acudir a tu fisioterapeuta de confianza con el fin de que las trate:
 
  • Costaleros: Es importante tratar y preparar la postura, sobretodo en la zona cervical baja (charnela Cervico-Dorsal) como en la zona Lumbar baja (Charnela Lumbo-Sacra), el Diafragma (músculo respiratorio) que sufre mucho debido al sobreesfuerzo repetitivo a la hora de subir y bajar el trono, sin olvidar los músculos de las piernas que serán las que carguen con gran parte del peso y las que sufran la marcha con pasos cortos con el sobreesfuerzo del peso del trono.
  • Horquilleros: En este caso habría que cuidar los mismos aspectos que el Costalero pero incidiendo más en la zona de la zona Acromio-Clavicular y de la Cintura Escapular. 
  • Instrumentista de Percusión: Es muy importante liberar las tensiones cervicales y dorsales al igual que la musculatura de los brazos y manos, ya que los movimientos repetitivos tenderán a generar un síndrome de sobreuso que facilitará la aparición de tensiones musculares y tendinopatías. No podemos olvidar que las piernas también sufren debido a la larga caminata y al tiempo estando de pie sin posibilidad de sentarse, al igual que en el resto de compañeros de procesión.
  • Instrumentistas de Viento-Metal: En estos casos, a parte de lo comentado en los instrumentistas de percusión, habría que sumar el trabajo de la musculatura facial y cervical anterior con el fin de evitar posibles tecnopatías propias del músico a este nivel.
  • Nazarenos, cofrades, mantillas y demás: En estos casos es importante el trabajo de la zona de los pies y de las piernas, siendo lo más frecuente sufrir dolores e incluso calambres en los gemelos.
5561158951_906b2c3afe

Para prevenir estas y otras molestias, los Colegios Profesionales de Fisioterapeutas dan las siguientes recomendaciones a adoptar por los participantes durante la procesión:

  • Caminar mirando al frente durante todo el trayecto, evitando tensar el cuello y con la espalda recta.
  • Pisar con toda la planta del pie.
  • No flexionar del todo las articulaciones del codo y la muñeca.
  • Mantener la musculatura abdominal contraída (meter los riñones).
  • Utilizar medidas protectoras como fajas o vendajes funcionales para las zonas con mayor riesgo de sufrir lesión.
  • Realizar ejercicios de estiramiento antes de sacar el paso y durante los relevos.
  • Beber agua en pequeñas cantidades y de forma continuada durante el trayecto. 
  • Llevar un calzado flexible y cómodo, preferiblemente alpargatas, zapatillas o botines, reforzando los pies y tobillos con vendajes funcionales.

Una vez finalizado el paso, se recomienda, al igual que cuando se realiza cualquier tipo de deporte, parar lentamente, seguir moviéndose para enfriar el cuerpo con lentitud, estirar y tratar las posibles molestias lo antes posible para no permitir que vayan a más.

Si vas a sacar algún trono o si vas a acompañarlo tocando algún instrumento o caminando como nazareno o cofrade, es interesante que visites a tu fisioterapeuta.

  • Antes de la Semana Santa tu fisioterapeuta te ayudará a preparar tu postura y sistema osteomuscular con el fin de disminuir las dolencias y secuelas propias de estos días. De igual manera te aconsejará sobre la ergonomía más adecuada a tu caso, ya seas horquillero o costalero. Al igual que te puede recomendar ejercicios y estiramientos tanto para la pre y post marcha como para aliviar los síntomas propios que se sufren durante la propia marcha (trapezalgias, lumbalgias, tirones en gemelos, dolor de muñecas y codos ,etc.)
  • Después de la Semana Santa tu fisioterapeuta también te ayudará a que la vuelta a las actividades de tu vida diaria se produzcan sin que se mantengan los síntomas dolorosos o las patologías compensatorias o adaptativas a los sobreesfuerzos que conlleva el acompañar o sacar al trono

Fuentes:

http://www.phisios.com/2013/03/semana-santa-consejos-y-prevencion-de.html

Fisioterapia y Semana Santa. Precauciones para los Costaleros

http://www.consejosdefisioterapia.org/los-problemas-lumbares-cervicales-de-rodilla-y-tobillo-los-mas-frecuentes-entre-los-costaleros/