Fortalece tu abdomen y mejora tu postura con Ejercicios Hipopresivos

EL ORIGEN DE LOS HIPOPRESIVOS

HIPOPRESIVO (del griego Hypo y del latín pressio) significa “poca o baja presión”. Las primeras fuentes encontradas del uso de este término se encuentran sobre los años 50. Por lo que el término en sí, para describir un fenómeno de baja presión, ya existía al igual que su antónimo hiper-presivo (alta presión).

¿EN QUÉ CONSISTEN?

Las técnicas hipopresivas consisten en ejercicios posturales y respiratorios que aportan múltiples beneficios en terapia, prevención, mejoras de salud, estéticas y de rendimiento deportivo. Es un método innovador utilizado por profesionales de la salud y del ejercicio físico.

La base de los hipopresivos son las técnicas respiratorias y los principios de la reeducación posturalEs un sistema de entrenamiento holístico cuya principal finalidad es la reeducación postural y tónica, lograr la postura correcta, ejerciendo la “menor presión” al cuerpo para encontrar “mayor bienestar”.

transverso_abdomen_abdominales_gimnasioparatodosEste tipo de ejercicios son fundamentales por la gran activación que provocan en del músculo transverso del abdomen, que como se sabe es una musculatura de suma importancia en la estática vertebral, en el sostén de las vísceras, en la biomecánica general del cuerpo y en la postura.

BENEFICIOS

  • Ruptura de adherencias del tejido conectivo y fascial de la cavidad abdominal y pélvica.
  • Trabajo de la musculatura abdominal, reduciendo el perímetro abdominal y mejorando la estética además de la diástasis abdominal. Con la práctica de hipopresivos hace que la faja abdominal haga de verdadera faja y proporcione una barriga plana y con un tono adecuado.
  • Trabajo de la incontinencia urinaria y de las disfunciones de carácter sexual, al trabajar de forma refleja la musculatura del suelo pélvico, de este modo reduce la incontinencia urinaria y las caídas de órganos internos. Son ya muchas las mujeres que han mejorado sus síntomas de pérdidas urinarias o pesadez vaginal tras la práctica de hipopresivos.
  • Mejora la salud del raquis, a través de la tonificación de la musculatura abdominal y de la liberación del diafragma.
  • Recuperación postparto. La reducción espectacular de la barriga o abdomen que proporciona este método se muestra muy eficaz en reducir la separación entre los rectos abdominales tan común en el postparto.
  • Solucionar o disminuir el dolor de espalda. La práctica de hipopresivos proporciona mejoras muy rápidas en la postura que se traducen en la solución a cómo mejorar dolor de cuello, trapecio y espalda en general.
  • Aumenta la capacidad respiratoria. Al ser ejercicios respiratorios, los beneficios en este aspecto son muchos y verificamos que mejoran la capacidad respiratoria en las personas que lo practican. Es una excelente gimnasia respiratoria y de interés para asmáticos.
  • Proporciona una excelente postura y un mejor equilibrio. En pocas sesiones se notan efectos en el aspecto físico al estar de pie o sentado. Es mucho más fácil tener una excelente postura y mantener un equilibrio.
  • Previene las hernias. El aumento de tono muscular en la faja abdominal y el suelo pélvico constituyen la base para evitar hernias abdominales, inguinales, vaginales y discales.
  • Mejora el rendimiento deportivo. El cansancio o fatiga aparece más tarde y mejora la fuerza el disponer de una verdadera faja que transmite muy eficazmente las fuerzas desarrolladas durante los ejercicios.

 

Actualmente, los hipopresivos se han popularizado como un método de ejercicio utilizado tanto en la terapia como en la prevención. Es múltiple la oferta de actividades o sesiones denominadas hipopresivos, gimnasia hipopresiva, abdominales hipopresivos en casi todas los rincones de España.

Hoy en día, las principales cadenas de gimnasios, centros deportivos cuentan entre su oferta de actividades dirigidas con alguna sesión de Hipopresivos.

Pero desde Fisioclinic te aconsejamos realizar esta actividad de forma personalizada y controlada por una persona experta en la técnica, individualmente o en grupos reducidos, ya que este es el modo más indicado para poder aprender y ejecutar correctamente los ejercicios sin riesgo de lesión.

Pregúntanos por las clases de Hipopresivos si crees que te pueden interesar: info@fisioclinic.net 

El Método Pilates, aliado de la Higiene Postural

Cuando hablamos de la higiene postural nos referimos a la postura correcta que debemos adoptar, ya sea en un ejercicio estático (estar sentados), como en uno dinámico (levantar un objeto pesado).

La higiene postural tiene importantes repercusiones sobre la predisposición, desencadenamiento y agudización de alteraciones y lesiones en el organismo, como es el caso de las algias vertebrales.

El fin de la higiene postural es reducir y prevenir la carga y daños en la columna vertebral principalmente, cuando se realizan actividades de la vida diaria.

En general, la columna vertebral sufre principalmente cuando…

  • Nos mantenemos mucho tiempo en la misma posición, ya sea de pie, sentado o acostado.
  • Adoptamos determinadas posturas que aumentan sus curvas fisiológicas.
  • Realizamos grandes esfuerzos, o pequeños, pero muy repetidos.
  • Realizamos movimientos bruscos o adoptamos posturas muy forzadas.

 

Algunas medidas básicas de higiene postural

osteoartritis-wordpress1.- De pie o al caminar: Al estar de pie, poner siempre un pie más adelantado que el otro y cambiar a menudo de posición, no estar de pie parado si se puede estar andando. Caminar con buena postura, con la cabeza y el tórax erguidos. Evitar las posturas demasiado erguidas o demasiado relajadas de la espalda.

Captura de pantalla 2016-06-15 a las 18.49.442.- Sentado/a:  Mantener la espalda erguida y alineada, repartiendo el peso entre las dos tuberosidades isquiáticas, con los talones y las puntas de los pies apoyados en el suelo, las rodillas en ángulo recto con las caderas, pudiendo cruzar los pies alternativamente. Si los pies no llegan al suelo, colocar un taburete para posarlos. Apoyar la espalda firmemente contra el respaldo de la silla, si es necesario utilizar un cojín o una toalla enrollada para la parte inferior de la espalda. Sentarse lo más atrás posible, apoyando la columna firmemente contra el respaldo, que ha de sujetar fundamentalmente la zona dorso-lumbar.

salud_ocupacional033.- Levantar y Transportar pesos:  Levantar los objetos sólo hasta la altura del pecho, no hacerlo por encima de los hombros. Si hay que colocarlos en alto, subirse a un taburete. Cuando la carga es muy pesada buscar ayuda. Lo ideal es llevarlos pegados al cuerpo, y repartirlos por igual entre ambos brazos, procurando llevar estos semiflexionados. Se evitará flexionar la columna con las piernas extendidas, llevar los objetos muy retirados del cuerpo, echar todo el peso en un mismo lado del cuerpo y girar la columna cuando sostenemos un peso.

 

 

¿Cómo puede ayudar el Pilates a una buena Higiene Postural?

El Método Pilates es una de las disciplinas físicas más eficaces para cuidar tu espalda, ya que el ejercicio es totalmente personalizado. Gracias a este sistema podrás fortalecer tu espalda y tu musculatura en general sea cual sea tu patología e incluso aunque estés lesionado, siempre con el asesoramiento y supervisión de un profesional conocedor del Método.

Con Pilates podrás trabajar la flexibilidad y tono muscular, fortaleciendo la musculatura que sostiene la columna vertebral, además de corregir la postura. Este método se basa en seis principios fundamentales: control (para evitar lesiones), precisión (que deriva del control), flexibilidad (ningún movimiento debe ser rígido), fluidez (no hay movimientos rápidos ni bruscos), respiración (coordinada con los ejercicios) y control mental (te olvidarás de todo mientras lo practicas).

El Pilates es una Actividad Física ideal para la mejora de los hábitos posturales por varios motivos:

  • Mejor postura, por tanto, menos dolor
  • Mejora el control y la propiocepción muscular
  • Fortalecimiento de los músculos encargados de la postura
  • Fortalecimiento de la musculatura interna
  • Adquisición de buenos hábitos posturales
  • Mejora de los Patrones respiratorios

Eso sí, sólo debes practicarlo con profesionales. La eficacia del método Pilates radica en su personalización. Si tienes un problema de espalda, busca un buen centro con profesionales que sepan tratar tu lesión.

En FisioClinic ofrecemos clases reducidas de Pilates, máximo 8 personas, para una mejor supervisión del ejercicio. Además, contamos con clases específicas para niños/as que ayudarán a prevenir o corregir errores posturales desde la infancia.

Sin título

El músculo PSOAS, portavoz de las emociones

El psoas (nombre más utilizado que el completo: músculo iliopsoas o psoas-ilíaco) es un músculo que conecta nuestro tronco con el tren inferior. Está formado por dos porciones: el psoas y el ilíailiopsoasco, que van desde la zona abdominal hasta la zona delantera del muslo, llegando hasta el fémur. No es un músculo fácilmente localizable a simple vista: forma parte de la musculatura profunda, pero no por ello debemos dejar de prestarle atención, ya que sus funciones son muy importantes.

 

Algunos estudios recientes consideran además al psoas, un órgano de percepción compuesto por tejido bio-inteligente. Es decir, es el mensajero primario del sistema nervioso central, por lo que es considerado también como un portavoz de emociones (de ahí aquello de “las mariposas en la tripa”). Esto es debido a que el psoas está conectado con el diafragma a través del tejido conectivo o fascia, por lo que se ve afectado tanto en la respiración, como en el miedo reflejo.

Un estilo de vida acelerado y el estrés generan adrenalina que crónicamente tensan el  psoas, preparándolo para correr, entrar en acción o encogerse para protegernos.  Si constantemente mantenemos el psoas en tensión debido al estrés, con el tiempo comienza a acortarse y a retraerse. Se dificultará así nuestra postura y las funciones de los órganos que habitan en el abdomen, dando lugar a dolores de espalda, ciáticas, problemas de disco, degeneración de la cadera, menstruaciones dolorosas o problemas digestivos. De hecho, el psoas está tan íntimamente involucrado en las reacciones físicas y emocionales básicas, que cuando está tensionado de forma crónica, está enviando al cuerpo continuas señales de peligro, por lo que puede repercutir en el agotamiento de las glándulas suprarrenales y del sistema inmunológico. Esta situación se ve agravada por la forma de sentarnos o  por las posturas de nuestros hábitos diarios, que reducen nuestros movimientos naturales y constriñen aún más el músculo.

Puede que mucha de la ansiedad que nos oprime, o parte de esa apatía crónica que nos domina, esté relacionada con un psoas lesionado. Así mismo, la sensación permanente de inseguridad que algunas personas experimentan puede estar directamente conectada con el sobreesfuerzo continuo por mantener el equilibrio del esqueleto. También es posible que una atrofia del psoas tenga mucho que ver con la sensación de agresividad constante y sin razón aparente.

Un psoas liberado permite alargar mucho más la parte delantera de los muslos y permite a las piernas y la pelvis moverse con mayor fluidez e independencia.  Mejora la posición de la columna y de todo el torso, con la consecuente repercusión en la mejora de las funciones de los órganos abdominales, en la respiración y en el corazón.

¿Qué  solución saludable podemos incorporar?

DSC_0278Más que potenciarlo, el psoas es un músculo que debemos estirar. Debemos centrarnos en conseguir una movilidad articular adecuada y tender a mejorar la elasticidad de este músculo.

El abordaje del tratamiento del psoas es a partir de la identificación de la afectación de éste en una lesión.

Entre las diferentes opciones para mantener un psoas “sano” está el tratamiento fisioterapéutico, osteopático y  el método Pilates.

 

Por otra parte, para el trabajo de la regulación emocional tan relacionada con un psoas “no sano”, diferentes ejercicios de relajación que impliquen una adecuada respiración diafragmática, también son una opción recomendable.

Fuentes:

¿Puedo hacer Pilates si tengo Lumbalgia?

La lumbalgia es la presencia de dolor en la región lumbar, es decir, en la espalda y cintura, que con frecuencia se extiende a los glúteos y muslos. Generalmente se presenta después de realizar un gran esfuerzo con una postura inadecuada, como -por ejemplo- cargar cosas muy pesadas, por descuidar la higiene postural en el trabajo, por padecer patología discal, a causa de la presencia de puntos gatillo en la musculatura de la región lumbar …

REPORTAJESe considera crónica cuando el período de dolor se prolonga, llegando  hasta 6 meses de duración. A diferencia de la lumbalgia aguda, esta no aparece de una forma repentina, sino que va instaurándose poco a poco en el paciente hasta que se hace muy evidente, siendo el principal síntoma el dolor continuo en la zona lumbar.

¿QUÉ ES EL PILATES?

Pilates es un ejercicio anaeróbico, es decir, no trabaja la resistencia de media o de larga duración, por lo que a nivel cardio-respiratorio no muestra tantos beneficios. Por esta razón su consumo calórico es bueno pero no es comparable a otras prácticas deportivas.

Pero su beneficios son mayores, más globales y más duraderos que en otros deportes aeróbicos, ya que se enfoca en fortalecer más cierta musculatura del cuerpo.

pilates-3

El método Pilates fortalece la musculatura sin aumentar excesivamente el volumen muscular, en especial los músculos del abdomen y espalda. No solo fortalece el vientre muscular, también ayuda a darle mayor estabilidad a las articulaciones, brindándole fuerza y flexibilidad a los ligamentos por lo que en la rutina diaria notaremos mayor fuerza y agilidad.

Al aumentar la flexibilidad articular,  se traduce en una mejora del movimiento, reduciendo igualmente la probabilidad de presentar  lesiones.,

Ayuda a corregir la postura, facilitando adoptar una correcta la higiene postural,  esto a su vez reduce los dolores de cuello, espalda y lumbares, no sólo por la tonificación muscular del abdomen, glúteos y espalda sino también por la concienciación en aspectos como las posturas, la respiración y el equilibrio.

El método Pilates  ayudará a rehabilitar algunas  lesiones  y a mejorar la condición física de la manera más segura.

Pilates y Lumbalgia

El objetivo de las sesiones de tratamiento de la Lumbalgia mediante el método Pilates consiste en lograr la adecuada estabilización de la columna lumbar así como la descompresión y flexibilidad de sus estructuras, lo que asegura una mejoría estable y duradera en el tiempo, ya que mediante estos ejercicios se trabaja sobre las causas del problema y no solo sobre el síntoma principal que es el dolor  y espasmo muscular.

El Método Pilates es un tipo de ejercicio altamente recomendable para tratar las lumbalgias crónicas ya que consigue descomprimir y estabilizar la región lumbo-pélvica (la zona  baja del tronco); fortalece la musculatura abdominal, optimiza y estira la musculatura extensora de la espalda, así como la  que sostiene la columna, trabaja sobre los músculos posteriores de las piernas y sobre un músculo poco conocido, interno, que tiene la función de estabilizar la zona que es el músculo psoas. Es decir, trabaja sobre muchos de los factores desencadenantes del dolor.

En FisioClinic ofrecemos clases reducidas de Pilates, máximo 8 personas, para una mejor supervisión del ejercicio. Además, contamos con clases específicas para niños/as que ayudarán a prevenir o corregir errores posturales desde la infancia.

Fuentes:

http://www.espaciomarma.com.uy/news/%C2%BFes-recomendable-hacer-pilates-si-sufro-de-dolor-de-espalda

http://www.odpilates-alicante.es

https://rehabilitat.wordpress.com/2015/02/25/rehabilitacion-de-lumbalgia-cronica-con-pilates/