Protege tu espalda contra el frío

Destacado

Parece que está llegando el frío, tan esperado por algunas personas, indeseado por otras. Sea como sea, en este período de bajas temperaturas, hay que prevenir los posibles dolores musculares que podemos sufrir, debidos a las contracturas que se producen al encogernos.

ola-frioLas principales causas del dolor de espalda en invierno son los cambios de temperatura y la posición “encogida” que se adopta al salir a la calle cuando hace frío. Al encoger el cuerpo la musculatura se sobrecarga, sobre todo en cuello y lumbares. En efecto, al sentir frío nos encogemos y, al encogernos, se contraen involuntariamente los músculos del cuerpo; lo que los hace más propensos a calambres y espasmos que hacen que se vuelvan tensos o rígidos (retracción de las fibras musculares).

Las contracturas se producen de manera mecánica como reacción al frío y provocan lumbalgia o dolor de espalda intenso y duradero.

Si salimos con poco abrigo, estaremos haciendo que la musculatura soporte malas posiciones durante períodos prolongados en el tiempo, entonces se acrecienta aún más la aparición de estas contracturas que provocan lumbalgia debido a la exposición prolongada al frío.

En nuestra clínica, valoramos el daño general, teniendo en cuenta el estado físico del paciente, y actuamos sobre el agarrotamiento muscular con masaje descontracturante y estiramientos musculares. Y cuando ya no exista dolor agudo, le daremos una tabla de ejercicios para fortalecer la zona afectada.

Para prevenir el dolor de espalda ante el descenso de temperaturas, desde FisioClinic te damos algunos consejos:

  • Vestir con ropa ligera, que no pese y con varias capas; hay que ir abrigado, pero con posibilidad de prescindir de parte de las prendas.
  • Para evitar encoger los hombros por el frío, llevar bufanda o pañuelo para que cuello y cervicales estén abrigados.
  • Evitar cambios bruscos de temperatura y corrientes de aire.
  • Practicar ejercicio regularmente: caminar, al menos, una hora diaria.

¿Rechinar de dientes?, ¿Dolor de oído al despertar?, ¿Tensión facial por la mañana? Bruxismo: Causas y Tratamiento

Destacado

El bruxismo afecta entre un 10% y un 20% de la población y puede conllevar dolor de cabeza y músculos de la mandíbula, cuello y oído. Es cuando una persona aprieta los dientes (sujeta fuertemente los dientes superiores e inferiores) o los hace rechinar (deslizar o frotar los dientes de atrás hacia adelante uno sobre el otro).

Existen 2 tipos de bruxismo: céntrico (apretamiento) y excéntrico (rechinamiento)  y pueden ser nocturno y diurno. Por lo general, el paciente bruxómano nocturno no es consciente del problema, y los datos de este trastorno del sueño proceden de los compañeros/as de cama o habitación y también de los dentistas que observan la destrucción del esmalte y la dentina. Es frecuente en la persona bruxómana nocturna despertar con dolor de mandíbula, cuello, oido o cabeza.

bruxismo

Apretar los dientes puede ejercer presión sobre los músculos, tejidos y otras estructuras alrededor de la mandíbula. Los síntomas pueden causar problemas de la articulación temporomandibular (ATM).

Causas

Las causas precisas del bruxismo todavía no han sido establecidas. Sin embargo, varios factores favorecedores han sido identificados, estos son principalmente de origen emocional.

El bruxismo se puede generar por sentimientos de rabia, cólera y odio que el individuo es incapaz de expresar, ya sea porque no es consciente de estos sentimientos o bien porque no quiere dañar a nadie con su reacción. Sin embargo, esto genera un conflicto interno que se manifiesta en la acción de rechinar los dientes, lo que puede no sólo deteriorar nuestros dientes, sino también, afectar a los maxilares. En pocas palabras, la persona, en lugar de destrozar, triturar y desgarrar la situación que lo estresa y genera éstos sentimientos, se encuentra inhibida y se corroe a sí misma.

Mientras que en algunos pacientes, sus dificultades de manejo emocional quedan reflejadas en los constantes dolores estomacales, o en el colon irritable; en cuadros alérgicos o respiratorios, en otras personas el bruxismo será el indicador de las dificultades emocionales, concretamente con la emoción RABIA. 

Tratamientos

Dependiendo de cuál sea tu objetivo de tratamiento, puedes optar por un tipo de terapia u otra.

Si tu objetivo es evitar el desgaste de esmalte dental y la rotura de piezas dentales, tu tratamiento de elección podría ser el odontológico. Tu odontóloga/o puede facilitarte protectores dentales y férulas para evitar el bruxismo mientras duermes. Este método ayuda a prevenir los daños en los dientes y los problemas en la articulación temporomandibular. No obstante, aunque son muy utilizados, estos dispositivos no resuelven el problema y, aunque eliminen el dolor, si se dejan de usar éste volverá a aparecer.

Si tu objetivo es reducir o eliminar las molestias musculares por la presión ejercida sobre la articulación temporomandibular, tu tratamiento de elección podría ser el osteopático y/o fisioterapéutico.  Desde la Osteopatía trabajaremos toda la musculatura mandibular, suturas craneales, huesos craneales, toda la región cervico-escapular y sus relaciones con el sistema nervioso mediante técnicas cráneo-sacrales con el objetivo de una mejor adaptación a las férulas o la posibilidad de no necesitarlas.

Si tu objetivo es erradicar la causa emocional que te lleva a bruxar, y no solo los síntomas, tu tratamiento de elección podría ser el psicoterapéutico. Desde la psicología, se empezará por una historia clínica que nos permita conocer de qué forma maneja la persona su agresividad, y de esta forma instaurar un tratamiento que la ayude a gestionar y equilibrarla, mediante la adaptación a los estímulos que le producen estrés, o haciendo que comprenda que la agresividad es emoción tan saludable como todas las demás, si se gestiona y reconduce de forma positiva.

1_pag_13_www.jornalahora.com_.br_

En Fisioclinic trabajamos desde una perspectiva integral y multidisciplinar, conscientes de que nuestros estados emocionales muchas veces se manifiestan a través de sintomatología física. Por tanto, no dudes en consultarnos por cualquiera de estas u otras opciones para ayudarte a resolver tu rechinar nocturno (o diurno)

Enlace

Las cicatrices pueden convertirse en planas, libres y poco visibles o bien pueden convertirse en duras, abultadas y de un color rosado o muy diferente al de la piel de origen. Estas últimas son las cicatrices queloides. Este tipo de cicatriz puede dar varios problemas:

 – Restricción de la movilidad de la zona afectada

– Dolor e hipersensibilidad de la zona

– Alteraciones motoras y sensitivas de la zona afectada.

– Bloqueo de la circulación energética de los meridianos.

Para quienes no sepan qué es un meridiano podríamos definirlo como un canal por dónde circula la energía de cada persona. Actualmente, hay pruebas de imagen y estudios científicos que demuestran la existencia de los puntos de acupuntura y sus canales o meridianos; ya que dichos puntos son zonas por donde la electricidad circula con más facilidad. Hoy en día contamos con dispositivos que pueden medir este fenómeno.

Los meridianos siguen un trayecto predominantemente longitudinal. Si en su trayecto se encuentran con una cicatriz anormal (como es el caso de la cicatriz queloide) esto da lugar a alteraciones energéticas que se perciben como síntomas que el paciente no había tenido con anterioridad.

A continuación, algunos tipos de cicatrices y sus correspondientes síntomas asociados:

– Cicatriz por cesárea: dolor lumbar, frío en la zona lumbar, dolor abdominal…

– Cicatriz por intervención quirúrgica de rodilla: dolor y quemazón en la zona que no remite con ningún tratamiento y que suele empeorar sin causa aparente, dolor en el muslo (zona del cuádriceps), cambios de temperatura en la extremidad respecto a la otra.

La sintomatología es muy variada en función de la zona afectada y de la dirección de la cicatriz. No tendrá la misma afectación una cicatriz longitudinal (sigue el trayecto del meridiano y es probable que solo afecte a uno) que una transversal (afectará posiblemente a varios). La segunda nos causará más problemas.

Mediante terapia manual, electroacupuntura y unas indicaciones terapéuticas que el paciente realiza en casa; la cicatriz queloide puede mejorar notablemente. Estéticamente se hace menos visible, se vuelve una cicatriz más móvil por lo que se eliminan las restricciones motoras de la misma.

Al liberar la cicatriz la energía vuelve a circular por el meridiano restableciendo la salud del paciente antes de su intervención.

Una sencilla aplicación de agujas rodeando la herida o úlcera, ayuda a mejorar la microcirculación de la sangre en la región afectada.

En la siguiente imagen se puede ver el cambio en el contorno de la herida de un paciente tratado en Fisioclinic con acupuntura tan sólo después de una sesión.



 

Los diferentes efectos terapéuticas de la acupuntura como medio de aplicación de la medicina tradicional china son inmensos y a la par desconocidos en el mundo occidental.

Desde Fisioclinic queremos darte a conocer otra manera de abordar la enfermedad junto a la osteopatía y fisioterapia.